perro-bebe

Un estudio de la Academia Americana de Pediatría, publicado en la prestigiosa revista científica “Pediatrics” concluye que convivir con PERROS durante el primer año de vida protege frente a infecciones respiratorias y de oído, estimulando y reforzando el sistema inmunológico de los bebés.

Así, los bebés que pasan mucho tiempo en compañía de PERROS tienen menos infecciones de oído y sufren menos enfermedades respiratorias que aquellos que no conviven con ANIMALES DOMESTICOS.

Una posible explicación, según los autores, es que, al estar cerca de un PERRO que pasa por lo menos parte de su día al aire libre, su sistema inmunológico de un niño en el primer año de vida se vería estimulado y maduraría más rápido que el del resto de los niños.

En concreto, la investigación, basada en 397 niños finlandeses, reveló que los bebés que crecen en hogares con PERROS durante su primer año de vida son un treinta por cinto menos propensos a mostrar síntomas respiratorios infecciosos (tos, rinitis y fiebre) y tienen aproximadamente la mitad de probabilidades de padecer infecciones del oído. Además, en caso de enfermar, las infecciones durarían menos y serían menos intensas, reduciendo también el consumo de antibióticos.

Escribir Comentario