Comportamiento

Temperamento

El temperamento del golden retriever es una característica distintiva de la raza, y se describe en la normativa racial como «amable, amigable y confiado». Son buenas mascotas de familia, y particularmente pueden ser pacientes con los niños, sobre todo si son socializados y entrenados desde cachorros. No son perros de una sola persona, ya que por lo general serán igualmente amables con extraños que con aquellos que conocen. Su disposición confiada y amigable les hace ser malos perros guardianes. Cualquier forma de agresión no provocada u hostilidad hacia personas, perros y otros animales, ya sea en el ring o en la comunidad, se considera inaceptable y no está en consonancia con el carácter de la raza. Tampoco debe ser excesivamente tímido o nervioso. Un golden retriever típico debe ser tranquilo, naturalmente inteligente y dócil, con un excepcional afán de complacer.

El perro también es reconocido por su inteligencia. La raza se catalogó en el cuarto lugar —de 131 razas analizadas— en la clasificación de Stanley Coren acerca de la inteligencia de los perros, después del border collie, caniche y pastor alemán, como uno de los perros más inteligentes clasificados según su capacidad de entrenamiento y obediencia al mando.

Adiestramiento

Son animales activos y amante de la diversión con un comportamiento excepcionalmente paciente, propio de un perro criado para sentarse en silencio durante horas en una cacería. A los ejemplares adultos les encanta trabajar, y tienen una gran habilidad para concentrarse en una tarea dada. Trabajarán hasta que se derrumben, por lo que se debe tener cuidado en evitar sobrecargas de trabajo.

Otra de sus características, relacionadas con su herencia de la caza, es que son del tamaño adecuado para entrar dentro y fuera de las embarcaciones con un amor desmesurado por el agua. Los Golden son excepcionalmente entrenables, —debido a su inteligencia, su capacidad atlética y el deseo de complacer a sus manejadores— y sobresalen en pruebas de obediencia. También son muy competitivos en agility y otros eventos de desempeño. Son innecesarios los métodos duros de entrenamiento, porque a menudo responden mejor a los estilos de entrenamiento con refuerzo positivo.

Es particularmente apreciado por su alto nivel de sociabilidad con las personas, su calma y su deseo de aprender. Debido a esto, se utiliza comúnmente como perro guía, perro de asistencia, perro de ayuda y perro para búsqueda y rescate.

Cuidado

Son perros normalmente activos, y requieren de una cantidad razonable de ejercicio cada día, aunque las necesidades de ejercicio pueden variar dependiendo del perro y su edad.

Se le debe proporcionar tanto una adecuada socialización temprana, como una actividad fisíca diaria para evitar conductas destructivas —como que al volver se encuentre que ha roto algo para descargar su frustración—. Tiene necesidad de estimulación mental, la cual se provee con entrenamiento y ejercicio, debido a que son buenos atletas y necesitan caminar todos los días, o se convertirán en perros inquietos y ansiosos. Hay que cepillar su pelaje al menos una vez a la semana —y más frecuentemente durante la muda— para eliminar todo el pelo muerto, haciendo que su manto esté mucho más vistoso y brillante. Se sabe que mudan profusamente el pelo dos veces al año. Graves pérdidas de pelo o parches pueden ser indicativos de estrés o de una enfermedad. También hay que limpiar sus orejas con regularidad, o de otro modo pueden contraer una infecciones de oído muy fácilmente.

Salud

El promedio de vida de la raza golden retriever, basado en dos encuestas recientes de Reino Unido, es de aproximadamente 12 años.

Debido a que son susceptibles de enfermedades específicas, un criador responsable proactivamente minimizará el riesgo evaluando de forma profesional la salud de sus parejas reproductoras, y seleccionando a los perros en base a rasgos complementarios, aparte de tener revisiones veterinarias anuales en sus animales.

Se sabe que padecen de trastornos genéticos y otras enfermedades. La displasia de caderas es común en la raza, por lo que cuando se adquiere un cachorro, lo recomendable es pedirle al criador pruebas de salud de los padres del cachorro, así como cotejar el pedigree con el Kennel Club del país en donde se viva.

El sobrepeso también es común en la raza porque les encanta comer. Los cachorros deben consumir alrededor de tres tazas al día y los adultos de tres a cinco tazas, dependiendo del tipo de pienso canino que se utilice, o si son alimentados de forma natural con BARF, las raciones también serán de acuerdo a qué tan activos sean.